DISCURSO ORLA – 2º Bachillerato Humanidades y Ciencias Sociales

Siempre nos han dicho “Piensa las cosas antes de hablar”, pero al comienzo del curso una persona nos aconsejó, sin apenas conocernos, “Hablen, ya luego pensarán lo que dicen”. Porque cuando las cosas se piensan demasiado pierden fuerza, intensidad y esencia. Dejas de hacer y puede que te pese. Dicen que uno se arrepiente más de las cosas que deja de hacer que de que lo que ha hecho. Tenemos que pensar que con nuestra edad aún queda demasiado por aprender, por equivocarnos y por disfrutar. Estamos comenzando a vivir y en esta etapa que dicen que es la mejor, a veces nos hemos sentido confundidos, eufóricos o tristes. Esta etapa llena de emociones que no sabíamos ni como digerir. Todos esos exámenes, esos proyectos, ese correr, el intentar dar lo mejor de ti. Han pasado volando estos dos años, que se dicen rápido. Hemos pasado por muchas peleas, pero también por sus debidas reconciliaciones. Hemos llorado, un poquito solo, y han habido risas para recordar. Se han creado muchas nuevas amistades e incluso amores. Pequeños detalles que nos forman, experiencias que nos cambian y que siempre irán con nosotros.

 Y como no, hay que dar gracias a quienes siempre han estado ahí, nuestros padres, quienes nos apoyan cuando pensamos tirar la toalla y quienes nos regañan cuando pensamos que rendirse es la única salida. Gracias por ser ese pilar que siempre nos sujeta, sin pedirlo.

 Agradecer también a todos esos profes que nos han acompañado a muchos de nosotros desde la ESO hasta llegar a este último escalón. Y de igual forma que mis compañeros, teníamos que nombrarte Agapito. Nos has acompañado desde el comienzo, recién llegados, unos niños creyendo que el instituto era otro mundo donde moríamos por entrar, unos más que otros, también hay que decirlo, hasta el final de esta fase. Confiaste en nosotros, hasta para crear una radio, nos enseñaste un mundo, conocimientos y lo que es más importante, eres un amigo en el que podemos confiar, que nos apoya, que nos motiva y empuja a seguir, sabemos que estarás ahí cuando necesitemos ayuda. Gracias por confiar cuando ni nosotros estábamos seguros.

 

 

Gracias Borja, quien fue tutor y profesor de educación física, solo fue un año, pero con su alegría y su esencia, nos contagió de su curiosidad por las cosas y el siempre dar más y lo mejor de nosotros. Gracias por motivarnos y compartir tan buenos momentos. Ah, y por enseñarnos a bailar salsa, seguro que más de uno lo agradecerá esta noche.

 Gracias a Yeneire por hacer los exámenes más dulces con sus caramelos. Gracias a Emilio, porque aunque te lo hemos puesto un poco difícil, nos has dado lo mejor de ti. Gracias Manolo, por entusiasmarnos tu curiosidad por el conocimiento.

 Ángeles, podríamos decirte tantas cosas, pero nunca seríamos capaces de decir todo lo que te mereces. La persona con la que algunos hemos estado en la ESO, ha sido y es tan atenta como una madre. Si nos tiene que chillar y decirnos que está mal, lo hará, porque quiere lo mejor para cada uno de nosotros, muchísimas gracias. Oma, te queremos.

Begoña, tutora e historiadora. Bien te hemos hecho sufrir. Comenzaste esta aventura sin saber lo que se te avecinaba, pero tranquila que ya todo ha pasado. A pesar de todas las fichas “lee, opina y aprende” que hacíamos, la historia nunca fue tan picara como contigo. Aprendimos la importancia del por qué ocurren las cosas, de preservar la historia y a buscar las señales de aquello para que no se vuelva a repetir. Gracias por compartir con nosotros tus opiniones y reflexiones. Agradecerte también con mucho cariño tu dedicación, flexibilidad, tu sinceridad incontenible y tu paciencia inagotable. Muchas gracias.

 Pili, ya has visto que nosotros nos acordamos, ¿y tú? “balance is the key…” Desde un principio supiste sacar nuestro lado más humano, nos hablas del mundo y nos haces abrir los ojos. Gracias, porque así intentaremos ser mejores personas cada día. Gracias por darnos tanto apoyo y siempre ayudarnos, por confiar tantas veces y por hacer que nosotros también lo hiciéramos. Por hacernos creer, hacernos valientes que se rebelaran ante el mundo.

 Ahora es el turno del profesor que nos ha abierto paso al mundo de las integrales. Pero no solo a las integrales, sino también a muchos otros contenidos, y efectiviwonder, no por eso te hemos cogido manía, tranquilo, al contrario. Tu forma de transmitir en clase ha sido increíble. Tus gestos, tu simpatía, tu forma de solucionar los problemas, tus clases tan llenas de locura, nos han cautivado. Gracias, Fran.

 Gracias Elena por ayudarnos tanto y darnos ánimo cuando nos veías estresados. Cuantos tropecientos balances de situación, y cuentas de pérdidas y ganancias hemos hecho… estamos requete preparados. Gracias porque siempre has intentado ponérnoslo fácil, clarificarnos las ideas, por tu amabilidad y por supuestos, por esas risas. Síiii, y muchas muchas gracias.

 Gabino, a ti tampoco te lo hemos puesto fácil, gracias por ser tan bueno y tener tanta paciencia. Gracias por contarnos tus anécdotas, por opinar sobre fútbol, por intentar enseñarnos todo lo que sabes. No cambies nunca tu forma tan peculiar de ser.

 María, has estado muy poco tiempo con nosotros pero muchas gracias por los buenos momentos que hemos pasado, por confiar en nosotros, nos encanta hablar en francés contigo y aunque era muy difícil, has sabido suplir perfectamente a Maite, a la que echamos mucho de menos y que esperamos que se esté acordando de nosotros en Nueva Zelanda.

 Cristina, llegaste hace poquito pero te hemos cogido mucho cariño y sabemos que te echaremos de menos, como tú a nosotros. Gracias por tu simpatía, tu ilusión, sinceridad y dedicación. Agradecer a Fátima que a pesar de no haber podido terminar este curso con nosotros, la hemos echado mucho de menos y esperamos que se recupere muy pronto y que vuelva prontito a enseñar.

 Inma, cuanto tiempo con nosotros y tanto que has tenido que aguantar. Nos has hado mucho más de lo necesario y sin pedir nada a cambio. Nos has apoyado, animado, consolado. Gracias por tus bromas, tus consejos, por todo lo que nos has ayudado, por estar en las decisiones difíciles, por enseñarnos las muchas posibilidades que tenemos. Gracias también por tus chocolatinas Tirma, por tus “tranquila, solo estás cansada y agobiada”, gracias por tus abrazos, tus sonrisas, por estar siempre ahí.

 Gracias Emma, nuestra filósofa, gracias por acompañarnos parte de este camino que hemos vivido, por aceptarnos como somos, entendernos, tener paciencia y ayudarnos a llegar hasta aquí. Por darnos siempre el “por qué” de todo. Por compartir tus reflexiones que, segurísimo, nos ayudaran en un futuro, y que nunca olvidaremos. Gracias por ayudarnos a pensar, cuestionar lo que nos rodea y hasta a nosotros mismo. Es cierto que la esencia del hombre se encuentra en cada persona y es por eso que las cosas importantes deberían hacerse con el pelo limpio. Quizás no me entiendan, quizás no me comprendan, pero a mí que no me toleren, a mí, que me respeten. Gracias por enseñarnos la historia del pensamiento porque…¿qué hay más importante que pensar? Nada, absolutamente nada. Nos dijiste una vez, “siempre he admirado a aquellos que sabían más que yo, que tenían conocimientos” y profe, nosotros te admiramos, gracias por enseñarnos parte de lo que sabes. Gracias por hacernos partícipe de la filosofía que no da la felicidad pero que tampoco le hace falta. Solo podemos decirte gracias, creo que intentaremos ser un poco hedonista y como decía Nietzsche, “Sí a la vida”, con todo, con sus placeres y con sus sufrimientos, esperamos ser algún día ese “superhombre”, ese niño inocente, más allá del bien y del mal, capaz de crear valores nuevos.

 Como dijo alguien una vez: “Gana el tiempo, pero sin perder la vida”. El tiempo es lo más relativo que puede haber, y mira que hay muchas cosas que lo son. No es lo mismo una clase en la que aprendes, disfrutas y que no crees que ya ha acabado cuando toca el timbre, que una en la que no aprovechas el conocimiento. Que estos dos años, pasen por nosotros como un pestañeo. Porque el tiempo no se recupera es que no podemos malgastar la vida sin aprender de cada instante.

 Ahora, estamos en un momento decisivo, cuestionamos si hacer la EBAU o no, vamos a un ciclo o cursamos una carrera universitaria…seremos abogados, economistas, criminólogos, filósofos, filólogos, psicólogos, escritores o profes… hagamos lo que hagamos, intentaremos ser el mejor, luchar por ello, superar todas las barreras que aún quedan, mucha presión que soportar, alegrías y decepciones… pero daremos lo mejor de nosotros y aprenderemos muchísimo, para conseguir todo lo que queremos alcanzar. Nos hemos esforzado, aprendido, disfrutado,… Todo se resume a que todo lo que hemos vivido, nos empuja a soñar con mucho más.

Por Diego Lorenzo González y Eva López Hernández

Cuando emprendas tu viaje a Itaca

pide que el camino sea largo,

lleno de aventuras, lleno de experiencias.

Pide que el camino sea largo.

Que sean muchas las mañanas de verano

en que llegues -¡con qué placer y alegría!-

a puertos antes nunca vistos.

Ten siempre a Itaca en tu pensamiento.

Tu llegada allí es tu destino.

Mas no apresures nunca el viaje.

Mejor que dure muchos años

y atracar, viejo ya, en la isla,

enriquecido de cuanto ganaste en el camino

sin aguardar a que Itaca te enriquezca.

Itaca te brindó tan hermoso viaje.

Sin ella no habrías emprendido camino.

Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado.

Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,

entenderás ya qué significan las Itacas.

Cavafis, “Viaje a Itaca”, Antología poética