El triángulo de SIERPINSKI

Wacław Franciszek Sierpiński : Matemático polaco que nació el 14 de marzo de 1882 en Varsovia y fallece el 21 de octubre de 1969, también en Varsovia. Son notables sus aportaciones a la teoría de conjuntos, la teoría de números, la topología y la teoría de funciones. Dedicó una parte de sus investigaciones al estudio de distintas formas de fractales (Un fractal es un objeto cuya estructura se repite a diferentes escalas). Uno de estos fractales es el Triángulo de Sierpinski.

 

Construcción del Triángulo de Sierpinski

Partiendo de un triángulo equilátero generamos tres triángulos tomando como vértices los puntos medios de los lados del triángulo inicial.

 

Repitiendo este proceso varias veces obtenemos un fractal.

¿Qué vamos a construir?

El reto consiste en construir un triángulo de Sierpinski con latas de refresco. Para ello necesitaremos 729 latas y la estructura tendrá aproximadamente  4,24 metros de lado y una altura de 3,67 metros.

Comenzaremos construyendo tres triángulos de 9 latas para formar un triángulo de 27 latas.

A continuación  uniremos tres triángulos de 27 latas para formar para formar un triángulo 81 latas

Con todo el material a punto, con la colaboración de Claudia, Ainoa, Kataiza, Érika,  David y de  todos los alumnos de primero a tercero de ESO, nos pusimos manos a la obra…

Después de tres horas de trabajo montamos los  9 triángulos de 81 latas

Finalizado el trabajo en el taller pasamos a la fase de montaje de la estructura en el exterior. Para ello contamos con la ayuda de  alumnos, profesores y sobre todo de Fernando.

Tras casi seis horas de trabajo, nuestro Triángulo de Sierpinski ya era una realidad…

Por Gonzalo Guzmán (profesor de matemáticas)

 

Leer más

La máquina ENIGMA

La máquina Enigma era un aparato electromecánico parecido a una máquina de escribir, con un teclado y un tablero luminoso de 26 letras. Dentro tenía tres ruedas con 26 posiciones o letras y un clavijero, entre el teclado y el primer rotor. Variando las clavijas y la posición de las ruedas se modificaba la clave para elaborar los mensajes. Fue utilizada por los alemanes durante la segunda guerra mundial para encriptar sus comunicaciones militares y la considerabanindescifrable.

La lucha por descifrarla es un caso más de la batalla permanente entre los criptógrafos, los creadores de un sistema de cifrado que pretende ser secreto si no conoces la clave, y los criptoanalistas, que quieren descubrir esa clave secreta. Es una lucha en la sombra que casi no se conoce, pero que está presente en casi todas las guerras y muchas veces es la batalla más decisiva. En el caso de Enigma, en el bando contario nos encontramos a personajes como el matemáticos Marian Rejewski, polaco, y Alan Turing, británico, cuyo trabajo sucesivo, y junto a otros compañeros, lograron descifrar los códigos de Enigma. El trabajo de Turing le llevó a crear el primer ordenador de uso general y establecer los principios de la “máquina universal”, uno de los pilares de la informática moderna. Por ello es considerado, junto con el matemático húngaro John von Neumann, el padre de la computación.

Jornadas de la Ciencia y Tecnología – Alumnos en taller sobre la máquina Enigma:

 

 

 Por Emilio Nieto , profesor de matemáticas,  IES La Orotava – Manuel González Pérez

 

Más artículos relacionados:

“Código Enigma, descifrado: el papel de Turing en la Segunda Guerra Mundial”  (para leer el artículo pincha aquí)

 

Leer más

La noche de las Estatuas (por Agapito de Cruz)

 

 Con la llegada de la primavera, las estatuas de La Orotava despiertan a la vida. Sucede sólo la noche del solsticio y es un ritual que termina al alba. Saltan de sus pedestales y corretean por las calles hasta confluir en el séptimo piso de los Jardines Victoria. En este aquelarre pétreo, bajo la luz amarillenta de las farolas, Simón Bolívar y Rómulo Betancourt gesticulan acaloradamente con Leonor Pérez mediando entre ellos. Don Bosco y el Obispo Pérez Cáceres, recuerdan el paso del Santísimo bajo la atenta mirada de El Alfombrista. Juan Dóniz tira los tejos a la princesa Dácil, mientras Telesforo Bravo observa el basalto del barranco de Araujo. Tomás Calamita compone su obra póstuma en el regazo de Capricho, que tirita de frío. Anóniman con sus frases de la autopista, disculpa su asistencia ya que cambia sus letras a media noche. La C de cultura, una mano uniendo los pueblos y la espiral de Franchi Alfaro no pueden hablar pues no tienen rostro, pero todas saben que sin ellas no existirían. De pronto, el silencio. Del mausoleo surge un profundo lamento. El fantasma de Diego Ponte del Castillo envuelve el mundo de piedra y metal de las estatuas. Sobre ellas, el rocío de sus lágrimas por habérsele negado la muerte y no existir ni en su propia tumba.

Agapito de Cruz  (para más información pincha aquí)

Leer más

Oda a la excelencia (A Boni… con mil razones)

Ando enhebrando una oda a la excelencia

del maestro aquel que llega sigiloso

se instala, se nos vuelve referencia,

intenso, trascendente, bondadoso.

 

Armado de templanza y de paciencia,

transita verso a prosa los pasillos,

su arte: transmitir, entre otras ciencias,

la estrofa de la vida…No es sencillo.

 

Ayer volvió a mostrar, dicción en ristre,

la clave que marcó la diferencia,

el pozo en el que halló ese combustible

que mezcla una de amor con persistencia

y obtiene sin remedio lo infalible.

 

Acopio de coraje en lo que hago

con letra y trazo ya de moraleja,

la lluvia torrencial de aquel Santiago

que a correr lo empujaba sin más queja…

 

Me acude ya nostálgico ese folio

que asoma a diario al borde de su funda,

tan pulcro, tan genuino, tan rotundo,

que arranca a toda TIC el monopolio.

 

Mi oda es al maestro solidario,

a aquel que nunca olvida que es persona,

el último en bajar del escenario,

el que la causa justa no abandona.

 

Y es cuando se atraganta el sentimiento

que no hay vocablo digno del mensaje;

¿quién puede sujetar en un bosquejo

la esencia de un guerrero y sus paisajes?

 

Ángeles Martín

Leer más

Día de la paz y la NO violencia: MANIFIESTO (Todos podemos cambiar el mundo)


 

 

 

 

 

 

 

Hola, buenos días.

Hoy hacemos un parón en nuestras actividades para reflexionar por un momento si este es el mundo donde nos gusta vivir.

Cada día mueren miles de niños de hambre y miles de personas se apiñan en campamentos de refugiados en Grecia, en Turquía, en Libia…huyendo de la guerra. Pero bueno, como no me afecta a mí… sigo almorzando mientras escucho en la radio o en la televisión estas noticias de muerte y de desesperación. ¿Qué somos? ¿Robots? ¿Seres insensibles? Somos humanidad y eso significa que necesitamos a los demás para ser felices. Y de su felicidad depende la nuestra. Humanidad significa solidarizarse con el otro, acogiéndolo y ayudándolo, haciéndole sentir que estamos a su lado. ¿Intercambiamos nuestras vidas con la de ellos? ¿Se imaginan estar viviendo nosotros el horror de la guerra, la barbarie de la opresión y el desamparo de los refugiados?

Todos nosotros, los que pensamos que otro mundo es posible, no podemos resignarnos, es el momento de la implicación personal. Hay que exigir a los gobernantes que den prioridad a las políticas sociales. Es necesario que la Comunidad Internacional ponga fin a tanto sufrimiento. La guerra y sus consecuencias es una tragedia para todos.

Es necesario que asumamos la resistencia social, política y espiritual, no cooperando a la violencia y a la injusticia, sumando esfuerzos con otros pueblos y denunciando a los responsables del dolor que afecta a la humanidad. Hay que ponerse en pie, pero no en pie de guerra, sino en pie de paz y caminar hacia nuevos horizontes de vida y no de muerte.

Bonifacio Rodríguez Jiménez

 

 

 

 

 

 

 

 

Leer más